domingo, 10 de diciembre de 2017

12 ideas para ahorrar en los gastos navideños


Debemos admitir que las fiestas traen muchos cambios en nuestra rutina diaria, incluyendo el gastar más. Me encantaría poder decir que es posible llegar a fin de mes sin gastos extra en diciembre, pero no lo veo factible.

En el pasado os he dado ideas para hacer vuestras fiestas más amables con el medio
Imagen: Rawpixel.
ambiente. En esos artículos también hallaréis algunas ideas sobre cómo ahorrar en lo que compráis y regaláis, aunque el punto de vista era más bien hacia la sostenibilidad. Este año voy directa al grano para ver si puedo ayudaros a hacer menos estragos en el presupuesto. Veamos.

Los regalos

  1. Conviene hacer una lista de regalos que vamos a comprar, y seguirla de pe a pa. Si sabes que necesitarás comprar en ciertas tiendas, puedes apuntarte a sus boletines de correo electrónico para recibir información de ofertas y, con suerte, recibir uno de esos cupones de descuento al inscribirte, lo cual ya supone un ahorro. 
  2. Promueve el uso de un sistema de Papa Noel secreto en tu trabajo e incluso con tu grupo de amigos más cercanos. Si en vez de gastarte $30 en cada regalo para tus tres mejores amigos, acordáis un regalo secreto para cada persona, podréis todos comprar (¡y recibir!) regalos más caros y, aun así, ahorrar.
  3. Piensa en tus parientes y amigos, si alguien necesita ayuda ¿Hay alguien con hijos que podría usar niñero/a de vez en cuando? ¿Un garaje que necesita organización, pero que nadie se pone a hacerlo? ¿Cocinas algo muy apreciado por tus allegados, que puedas preparar por adelantado y regalar, como por ejemplo una lasaña congelada? Los regalos de tiempo, ayuda, y experiencia constituyen son muy apreciados y te ahorran dinero. Puedes crear un pagaré con una tarjeta navideña bonita para presentar de regalo.
  4. Si tienes muchos regalos que comprar, es buena idea incluir en tu presupuesto un par
    Imagen: South House Boutique.
    de regalos genéricos (una cesta, una tarjeta de regalo de una tienda, una o dos botellas de vino); así tienes algo que dar si es algo imprevisto. Y lo mejor de todo es que, si compras cosas que tú usarías para ti mismo/a, y acabas no regalándolas ¡tendrás tu propio regalo!
  5. Aprovecha para mirar las tarjetas de regalo de tiendas que recibiste el año pasado, quizás puedes usarlas para comprar algunos regalos. Muy útil si caducan pronto…
  6. Si hay algo caro que le quieres regalar a alguien, puedes ahorrar dándoles una tarjeta pagaré el día de navidad y comprándolo en las rebajas.

La comida

  1. Antes de preparar el menú, mira en la alacena. Si el año pasado te regalaron alguna de esas cestas gourmet, o tiendes a comprar cosas así, tu alacena puede guardar muchas viandas que te ayuden a crear un menú más sofisticado sin subir el presupuesto.
    Imagen: Rawpixel.
  2. Sobre el picar antes de la cena: ¿Te ha ocurrido alguna vez que llegas a la cena de Navidad lleno/a de aceitunitas, patatas fritas y cositas que llevas picando toda la tarde? Limita lo que sirves; si preparas una serie -limitada- de canapés propios, se verán muy bien y podrás ahorrar, porque puedes elegir qué vas a servir en ellos. No solo eso, tus invitados llegarán a la cena dispuestos a comer.
  3. El plato principal: a todos nos gustaría comprar esa pierna de cordero, ese rosbif, esos langostinos exóticos, pero es justamente ahí donde acabamos gastando más. Es perfectamente aceptable comprar ciertos productos congelados, y además aconsejo mirar en línea las ofertas de tus supermercados cercanos durante una semana para ver si encuentras un precio mejor. Si es algo fresco que puedes congelar, aprovecha. Por ejemplo, aquí en Finlandia el pavo no es muy común, y es lo que mi familia me ha pedido para la cena de Navidad. Los pavos que hay son enormes, el más pequeño que he encontrado hasta la fecha es de unas 11 libras; para una cena para tres estamos hablando de un pavo de $56. Así que estoy esperando a ver si alguien los vende más pequeños o a mejor precio -aunque tengo presupuestado el dinero de un pavo grande, por si acaso-. Tengo dos semanas.
  4. Eso sí, si busco que me cunda el hacer un plato especial, como un pavo asado, quizás podría comprar el pavo grande y congelarlo en contenedores tamaño cena familiar cuando lo haya cocinado, y así tendríamos pavo para varias cenas. ¡Tú también tienes opciones!
  5. Las cajas de vino. Este es un tema delicado para muchos. Personalmente, y como buena española, solía negarme obcecadamente a consumir este tipo de vinos; pero
    Imagen: Toa Heftiba.
    hace un par de años leí en una revista de avión un artículo de un sumiller francés que los defendía. Explicaba que el vino en caja permite a los vinicultores enviar vino al extranjero con un coste menor, lo que se traduce en un precio más bajo para el consumidor. O sea que, por el precio de un par de botellas de vino normalitas podríamos comprar una caja de vino de mejor calidad, y que además impacta menos al medio ambiente. Recomendaba además probarlo porque cuanta más demanda haya de este formato de vinos, más vinicultores estarán dispuestos a vender mejores vinos en caja. A mí me convenció.
  6. Los postres: si decides prepararlos tú, y dependiendo de tu lista de invitados, hay postres deliciosos -púdines decadentes, pasteles que no necesitan sino la más sencilla presentación, y tartas de queso- que son fáciles de preparar y servir. Todos se pueden hacer por adelantado, ahorrándote tiempo y dinero. 
Para concluir me gustaría recomendar que, de ser posible, intentes no pasarte de presupuesto. Si ves que simplemente no te da, OAS FCU ofrece un crédito especial navideño con una buena tasa y un periodo de pago corto(LINK). O, si ya tienes algún crédito con la cooperativa, puedes pedir uno o dos pagos diferidos, que te liberan el dinero de los pagos que debes por un mes o dos, y te libran de pedir un crédito nuevo. (LINK)

Por cierto, diciembre es el mes ideal para abrir una cuenta Club de Navidad. Si nunca has tenido una, prueba, son una gozada. (LINK)

¡Felices fiestas!